domingo, 20 de enero de 2013

NO DEJES QUE EL AMOR DE TU VIDA TE ODIE.


Creo que no hay sensación más horrible en esta vida, que pasar del amor al odio. Y precisamente no un amor de amigos o familiar, sino de el amor de tu vida. Tu novia(o).

Pero sencillamente hay que tener en la cuenta que pasar de un estado al otro puede ser culpa tuya sin ni siquiera darte cuenta del todo.

Si amas de verdad no celes, no te dejes tentar por la desconfianza, respétale su privacidad; no prives su vida de nuevos retos, amigos, familia, etc. Es cuando más rápido se van si haces todo lo anterior.

Sin embargo puedes hacer lo correcto para que todo funcione como lo tengan planeado en el presente y para un futuro. Que primen en sus relaciones las charlas positivas, momentos de paz y tranquilidad, respeto en general, afecto de corazón, ratos agradables y nuevas experiencias.

Aprovechen cada momento, al lado de ese ser que escogieron para compartir por mucho tiempo su vida, sus pasatiempos, sus costumbres, en fin…

Alaguen sus chanzas, cada mínima cosa buena que haga así sea por sí mismo; sus logros, metas e incluso sus derrotas dándole todo el ánimo posible.

Ayuden, apoyen y brinden un bienestar lleno de luz y armonía para que se sientan mutuamente cómodos.

En algún momento tendrán problemas internos, discusiones y disgustos. Para ello utilicen la mejor herramienta que tiene el ser humano para ser feliz: Las palabras, los buenos actos y demostrar con hechos que todo puede mejorar. Por ninguna razón se dejen llenar de ira, orgullo, defensiva o estrés, ya que puede ser el factor destructivo para algo lindo.

Los pequeños detalles ayudan con una sonrisa. Un te quiero, te amo, mi amor, mi vida, mi cielo, mi bebe, etc. dan tranquilidad. Un abrazo te aporta cariño, protección y aliento. Un beso: ternura y pasión. Incluso una mirada enamora.

Todo depende de tu comportamiento como persona, hijo, hermano, novio, amigo y demás para que consigas una relación libre de tormentos y decepciones.

Lucha por lo que quieres, persevera por lo que anhelas y ama tanto, como lo desees.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada